Rectoría General

Rectoría General

Galería

México no crece económicamente por su baja productividad: Santiago Levy Algazi

Sinopsis: 
Presentan su libro “Esfuerzos mal recompensados. La elusiva búsqueda de la productividad”

El motivo por el que México no crece económicamente es porque su productividad ha crecido cero en los últimos 25 años, señaló el economista Santiago Levy Algazi durante la presentación de su libro Esfuerzos mal recompensados. La elusiva búsqueda de la prosperidad en México, que se presentó en el salón Agustín Yáñez de Expo Guadalajara, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).
 
“La gran pregunta es, ¿por qué en un país que tiene estabilidad macroeconómica, es vecino de la economía más grande del mundo (Estados Unidos de América), que crecientemente educa a su ciudadanía, no puede hacer crecer la productividad?”, dijo Levy Algazi.
 
La narrativa impulsada en el país en los últimos 25 años fue equivocada, ya que se decía que el crecimiento económico se lograría al estabilizar la economía, insertar ésta en la economía mundial a través de tratados comerciales, invertir más en capital humano y educación, e incrementar la tasa de inversión. Sin embargo, México, después de Venezuela, es el que menos crecimiento económico registra, lo que es motivo de gran frustración.
 
El problema de México no es que su fuerza de trabajo no crezca; ni porque no se invierta, y que no haya más educación, ya que en la materia, el esfuerzo que ha hecho el país es ligeramente superior al promedio de América Latina, subrayó el autor del libro.
 
Levy Algazi estuvo trabajando diez años en el libro, lapso en el cual estudió la productividad de alrededor de 13 millones de empresas. Dijo que éstas se están achicando, pues en 2013 tenían, en promedio, 4.2 trabajadores, cuando en 1998 eran 4.6.
 
Expresó que no hay país próspero donde no hay empresas productivas, y explicó que disposiciones sobre el régimen del Impuesto Sobre la Renta contribuyen a que empresas improductivas puedan sobrevivir.
 
La ley sobre el ISR dice que si una empresa tiene ventas de más de dos millones de pesos, paga impuesto de 30 por ciento de las utilidades, pero si tiene ventas de un millón 999 mil 999 pesos o menos, paga impuesto de 2 por ciento de las ventas. Entonces, hay empresas que prefieren vender menos, ya que con los impuestos se reduce la percepción.
 
El Rector General de la UdeG, doctor Ricardo Villanueva Lomelí, destacó el hecho de que México ha tenido una macroeconomía exitosa después de la crisis de 1994, a través de doce tratados comerciales, crecimiento de la población económicamente activa y ha incrementado su escolaridad en 2.9 años. Sin embargo, no ha incrementado la productividad.
 
Dijo que Esfuerzos mal recompensados. La elusiva búsqueda de la prosperidad en México es un libro que tiene datos que sustentan, con un análisis claro, lo que sucede en el país.
 
Resaltó que hay una relación entre la mala asignación del capital humano y la economía, y que la fuga de cerebros por estas causas es alarmante. En 2015 se contabilizaron más de 1.2 millones de mexicanos altamente calificados en el extranjero; de éstos, 900 mil 171 con título universitario y más de 303 mil, con posgrado.
 
“La pregunta es si hay las oportunidades para estos talentos en México y los salarios que se merecen, o las empresas trasnacionales lo que buscan es mano de obra barata”, disertó Villanueva Lomelí.
 
“La mala asignación de recursos se interpreta como una situación en que la distribución de individuos en diferentes ocupaciones; la distribución de empresas entre diferentes sectores y tamaños, y la correspondencia entre empresas y trabajadores de diferentes habilidades distan mucho de ser óptimas”, subrayó el historiador y periodista Héctor Aguilar Camín.
 
De acuerdo con el autor, en una economía con mala asignación de recursos hay personas que por sus talentos y habilidades deberían de participar en la actividad económica como trabajadores, pero lo hacen como empresarios y viceversa; y algunas empresas de baja productividad atraen más capital y trabajo del que deberían, mientras que empresas más productivas no capturan suficientes recursos.
 
La mala asignación de recursos implica también que las personas hacen tareas que no requieren su nivel de educación, como el caso de ingenieros que manejan un taxi, por ejemplo.