Rectoría General

Rectoría General

Es reto de las universidades formar no sólo a profesionistas, sino a seres humanos: Rector General de la UdeG

Sinopsis: 
Apadrina el doctor Ricardo Villanueva Lomelí a generación de la carrera de Abogado del CUCiénega

Las universidades deben de formar no sólo a profesionistas sino a seres humanos, afirmó el Rector General de la Universidad de Guadalajara (UdeG), doctor Ricardo Villanueva Lomelí, durante el acto académico de generación de la carrera de Abogado (2015- 2019), del Centro Universitario de la Ciénega (CUCiénega), en la que fungió como padrino.
 
En las instalaciones de la sala Cineforo de la Cineteca del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), explicó que en la época de la Ilustración (también conocida como el “Siglo de las luces”, que fue un movimiento cultural e intelectual que se desarrolló en Europa en el siglo XVIII), el objetivo primero de las universidades era formar a ciudadanos, y después a profesionistas.
 
“Hoy, las universidades tienen el reto de formar a seres humanos y a profesionistas. Se nos ha olvidado regresar a lo básico, y se derogan materias como civismo y ética de los planes de estudio. Contenidos que, a la mejor, no son especializantes, pero sí deben de ser considerados por las universidades”, declaró Villanueva Lomelí.
 
Destacó, además, la importancia de que más jóvenes tengan acceso a la educación superior.
 
Los 16 egresados de la licenciatura de Abogado son todos trabajadores del Ayuntamiento de Zapopan, quienes lograron cursar la carrera gracias a un convenio de este órgano gubernamental con la UdeG, con el objetivo de que los funcionarios públicos que ahí laboran puedan tener acceso a esta licenciatura, y con el requisito de haber terminado sus estudios de bachillerato, informó el Director de la División de Estudios Jurídicos y Sociales del CUCiénega, maestro José Juan Ponce Fuentes.
 
Mencionó que esta Casa de Estudio ha firmado convenios con distintas instancias públicas y privadas para que sus trabajadores puedan cursar una carrera de nivel superior. En esta ocasión fue el CUCiénega, el que tenía a disposición un programa que se acoplaba al ritmo de trabajo de los hoy egresados.
 
La licenciatura duró cuatro años. Los estudiantes tenían clases asignadas en instalaciones prestadas por el ayuntamiento durante los sábados, de las 7:00 a las 17:00 horas. En las sesiones presenciales les asignaban tareas para estudiar a lo largo de la semana.
 
El Rector del CUCiénega, maestro Edgar Eloy Torres Orozco, reconoció el tesón con que los ahora egresados asumieron el reto de cursar una licenciatura, y por sacudirse los atavismos y aspirar a tener una mejor condición de vida para ellos y sus familias.
 
Los invitó a que continúen en el camino permanente de la formación profesional y personal, ya que México, hoy más que nunca, necesita de buenas abogadas y abogados, además de buenas mujeres y hombres.
 
La egresada Érika Elizabeth Garza Márquez, representante de la generación de abogados 2015-2019, que lleva el nombre del Rector General, doctor Ricardo Villanueva Lomelí, se dijo contenta por haber alcanzado esta meta.  
 
“Somos una generación poco fuera de lo tradicional. No somos el futuro del mañana, pero sí el presente del hoy”, compartió.
 
Dijo que para hacer realidad el sueño de ser abogados, los egresados tuvieron que trabajar el doble y a veces el triple, ya que, además de atender a sus hijos, padres y hogar, invirtieron numerosas horas en lecturas y estudio, tratando de comprender e interpretar la profundidad del derecho.
 
“Somos un ejemplo para las presentes y futuras generaciones, que demostramos que nunca se debe renunciar a un anhelo”, agregó Garza Márquez.
 
Agradeció a la UdeG porque les brindó la oportunidad de estudiar; al CUCiénega por creer en los hoy egresados y reconoció al Rector General como ejemplo de trabajo constante y una trayectoria ejemplar.
 
“Nos sentimos identificados con su ética y valores, demostrados en cada una de las encomiendas que ha liderado”, puntualizó.