Rectoría General

Rectoría General

Destaca Rector General la trayectoria del "Padre Chuchín"

Sinopsis: 
El sacerdote jesuita y doctor en Historia por la UdeG, fue homenajeado por el Ayuntamiento de Guadalajara
El Rector General de la Universidad de Guadalajara, doctor Miguel Ángel Navarro Navarro, destacó el espíritu generoso y la trayectoria como académico, historiador, paleógrafo, escritor y columnista del sacerdote jesuita Jesús Gómez Fregoso, mejor conocido como “Padre Chuchín", doctor en Historia por esta Casa de Estudio, quien fue homenajeado hoy por el ayuntamiento de Guadalajara.
 
Durante el acto, Navarro Navarro aseguró que la comunidad universitaria reconoce en el Padre Gómez Fregoso a un académico que comparte sus amplios conocimientos historiográficos.
 
Describió al sacerdote como un hombre culto, libre pensador, tolerante y promotor de la conservación del patrimonio cultural y de las tradiciones tapatías y un hombre jovial.
 
Recordó que el padre Gómez Fregoso ha estado ligado a la Universidad de Guadalajara, primero como estudiante y posteriormente como maestro y difusor del conocimiento. 
 
"Su pasó por distintas universidades como la Sorbona de París, la Universidad Gregoriana de Roma, la Universidad de Varsovia, el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente y nuestra máxima Casa de Estudio de Jalisco, son testimonios de una vida dedicada al estudio, la enseñanza y la investigación”.
 
En la UdeG, el Padre “Chuchín” ha contribuido a la formación de innumerables generaciones de jóvenes, a quienes inculcó el gusto por la historia, como recurso indispensable para el desarrollo intelectual y ético del ser humano, destacó el Rector General.
 
“Valoramos que aún después de haberse jubilado sigue impartiendo religiosamente y lo digo en todos los sentidos, la Cátedra de Historia e Historiografía de la Antigüedad Clásica en el Centro Universitario de Ciencias Sociales y humanidades.  Sus alumnos y colegas lo identifican como un maestro íntegro, que combina la erudición y una clara vocación docente, así como un apego a los principios éticos y humanistas que comparte con generosidad", aseguró Navarro Navarro.
 
Reconoció que donó su acervo bibliográfico y videográfico a las bibliotecas de la Universidad.
 
Por su parte, el "Padre Chuchín", afirmó que su deseo es que los jóvenes trabajen para recuperar la auténtica "Guadalajara tapatía" que hace mucho tiempo desapareció.
 
"Salíamos a la calle a jugar en el barrio, sin ningún temor a la inseguridad, nos conocíamos, comprábamos aquel pan sabroso en la panadería del barroo, las comadres y compadres se juntaban en Navidad para hacer sus fiestas y se vivía un ambiente de libertad y de aprecio. 
Yo agradezco mucho que Dios me haya dado una vida larga. Hasta el momento 85 años. Si son muchos mejor, aunque tengamos que usar andadera o bastón", dijo.
 
Agradeció la distinción del ayuntamiento y las palabras del Rector General de la UdeG, institución de la que dijo profesa amor.
 
El acto, encabezado por el Presidente Municipal de Guadalajara, Enrique Ibarra Pedroza, se realizó en el Salón de Expresidentes del Ayuntamiento de Guadalajara. También asistió el maestro Alfredo Peña Ramos, Secretario General de la UdeG, así como maestros y funcionarios municipales y universitarios.